El estrés en perros.

 El estrés es una respuesta no específica del cuerpo cuando se ve sometido a cualquier tipo de exigencia ya sea biológica o física. No es necesario que la exigencia sea aversiva para que haya estrés. En la vida cotidiana todos los seres vivos se encuentran influenciados por este.

 
  Ante una exigencia (por ejemplo cruzar la calle con tráfico por primera vez), el perro reacciona fisiológicamente (latido mas intenso). Esta respuesta requiere más esfuerzo y preparación para el gasto de energía. O sea que afín de cuentas lo que provoca el estrés es  la preparación y la activación de esos recursos. Puede provenir desde dentro (cuando piensan) o desde fuera (cuando el entorno exige algo al perro).
 
  Los perros están expuestos a nuevas exigencias todos los días por lo que es normal que lo padezcan y además sin él no podrían seguir aprendiendo o no podrían sobrevivir. Pues el estrés prepara al organismo para que pueda estar alerta, concentrado, etc.. el verdadero problema viene cuando el perro tiene que enfrentarse a un aumento en la intensidad y el tiempo prolongado  a ese estrés, pues superado unos niveles, el estrés es perjudicial para la salud tanto física como mental del perro.
 
  Por ello se diferencian entre dos tipos de estrés:
 
 

 

  • Por un lado tenemos el estrés positivo (aquel que nos ayuda a reaccionar ante peligros) también llamadoeustrés, que es aquel tipo de estrés que el animal controla adecuadamente y que además es necesario para la vida.
  • Por otro lado tendríamos el distrés, que  podríamos definir  como el estrés desagradable. Es un estrés que ocasiona un exceso de esfuerzo en relación  a la carga. Va acompañado siempre de un desorden fisiológico, las catecolaminas producen una aceleración de las funciones y éstas actúan alejadas del punto de equilibrio, hiperactividad, acortamiento muscular, somatizaciones, etc …vendría a ser en otra terminología la ansiedad o angustia.

 

 

 

  No hay que olvidar que un perro que padece de distrés durante un largo periodo de tiempo llega a cronificarlo con las funestas consecuencias que eso lleva para su organismo.

 

 

 
  Algunas  sintomatologías del estrés pueden ser muy fáciles de reconocer por los propios dueños, como puede ser  fuertes jadeos, rápidos y tal vez profundos, la falta de concentración y atención, almohadillas sudorosas, bostezar, hiperactividad, vómitos y diarrea, estirarse, sacudirse como si acabara de salir del agua, acicalamiento excesivo, trastornos de la piel, trastornos del sistema inmune,  sed excesiva, comportamientos estereotipados, comportamientos  convulsivos etc…
 
  Unas recomendaciones para que el perro no padezca el distres, serán sacar al perro tres veces al día, que haga regularmente ejercicio aeróbico, que se le estimule mentalmente a través de juegos de inteligencia u juegos de olfato y que se tenga una buena relación o vinculo con nuestro perro pues de esta manera nos daremos cuenta enseguida si algo le esta pasando.
 
 
 
Alberto de la Torre
Educador y psicólogo canino
 
 
 
 
Referencias.
                     -Neuropsicología canina.”introducción al sistema nervioso, el estrés, la emoción y la reducción del estrés.” Dr. James O`Heare. Kns ediciones.
                    - Etología del lobo y del perro. Análisis e interpretación de su conducta. David Nieto Macen. Editorial Tundra.

Publicado el 27-11-2016