La llegada del bebé a casa.

Una de las preocupaciones de muchos padres es que hacer y como hacer para que cuando introduzcamos un bebé en casa nuestro perro lo admita y no genere celos frente al bebé.

Es imprescindible seguir unas pequeñas indicaciones para permitir una relación sana y afectuosa entre el perro y el bebé.

Debemos realizar unos pequeños preparativos antes de que el nuevo miembro llegue a casa. Tendremos revisar que nuestro perro se encuentra bien desparasitado y vacunado. Es muy importante la desparasitación cuando estamos hablando de bebés.

Tendremos que procurar que el perro se encuentre en buenas condiciones de higiene y revisar que las uñas no las tenga largas.

Para evitar problemas con relación a la conducta del perro es muy importante que el animal tenga una obediencia básica, esto significa que se pueda sentar y estar quieto a la orden, que pueda caminar sin tensión en la correa para futuros paseos con el bebé, etc…….

Pero la regla de oro en este aspecto es no dejar nunca solos al bebé y al perro.

Durante la instancia en el hospital se recomienda no dejar mucho tiempo sólo al perro en casa, para ello podemos valernos de amigos o familiares.

Llevaremos una mantita o prenda de vestir con el olor del bebe antes de que este llegue a casa, cuando se la mostremos o bien jugaremos con el o bien le recompensaremos con alguna golosina para asocial el olor del bebe con experiencias agradables.

Una vez que  lleguemos con el bebé a casa, recomendamos un pequeño paseo todos juntos así será más fácil mostrarle el bebé en casa.

El perrete, una vez que lleguemos a casa mostrará un interés natural ante el nuevo miembro, debemos permitirle que investigue al bebé pero siempre evitando que pueda hacerle daño.

En esos momentos de tanta felicidad no debemos trasmitir excitación en el perrete por lo que deberemos actuar de una forma relajada y tranquila.

Nunca castigaremos al perro cuando se acerque a investigarlo, pues podemos generar una asociación negativa en presencia del bebé.

Debemos enseñar al perrete a investigarlo de una forma calmada y cuando lo haga lo premiaremos por ello.

Es muy conveniente que en presencia del bebé no ignoremos al perro, situación que pasa con mucha frecuencia, es mejor no hacer caso al perro cuando no este en presencia del bebé y cuando se encuentre el bebé con nosotros ahí acariciaremos y jugaremos con el perro, este debe comprender que el bebé no es un competidor y debe asociar que en presencia del bebé tiene más beneficios para el

Otra de las malas costumbres que tenemos es que cuando viene visita, esta suele ignorar por completo al perro centrándose sólo en el nuevo miembro de la familia. En estos casos pediremos a nuestra visita que le de algún premio al perro o que simplemente le hagan un poquito de caso, esto mejorara la relación entre el pero y el bebé.

Si realizamos todo estos consejos la introducción del bebe en casa será un éxito y todos juntos podremos disfrutar de la compañía de la familia  el hogar.

Publicado el 13-11-2016